Son sin duda uno de los juegos favoritos de los pequeños. Les ayudan a convertirse en el personaje de su propio cuento y dar rienda suelta a su imaginación, acercarse a nuestro mundo, pero también a afrontar temas y miedos que les puedan inquietar. Según los psicólogos, un niño que pide un disfraz de médico, puede que le ayude a superar su miedo a las batas blancas.

disfraces n74 princesa

La casa francesa nº 74  propone una colección de trajes divertidos capaces de transformar a los pequeños en protagonistas de sus sueños y poder vivir experiencias únicas convertidos en princesas, mag

Mago-y-conejo

Personajes como este espectacular mago merlin con una gran capa al más puro estilo inglés, o un precioso y elegante conejo recién salido de la chistera

Leyendo-libro

 Trajes clásicos con una clara inspiración romántica, elaborados cuidadosamente y con acabados hechos a mano. Disfraces de siempre que cautivan a grandes y pequeños.

Imagen 1

Además, muchos de estos disfraces como el de Salomé, se pueden convertir en preciosos trajes de fiesta quitándoles sólo los complementos. Se llama ropa divertida, hecha así para que los peques puedan vestirse en cualquier momento de algo que es diferente y adaptado a su personalidad.